El Horno de Don Juan

Corría el año 1990 en Adrada de Pirón, un pueblecito a 15 minutos de la ciudad de Segovia, cuando Juan y Esperanza decidieron reformar la casa del panadero. Lo convirtieron en un entrañable y acogedor restaurante familiar. El horno de leña que tenía ya era entonces una de las piezas claves para elaborar los asados de cordero lechal, cochinillo lechal, platos de temporada  y  postres de carta. 

A partir de ahora la tradición continúa de mano de Iván y de su hija Myriam. Podréis disfrutar de lo más delicioso de la cocina tradicional ahora renovada y actualizada. La  materia prima es de gran calidad. Elaboramos cada plato con esmero y cariño. La cuidada carta de vinos, la cercanía al cliente, con un trato acogedor y familiar. Son los ingredientes para disfrutar de una buena comida una esplendida tertulia  en un enclave privilegiado dentro de una vaguada regada por las aguas del río Pirón.